Interventions for preventing occupational irritant hand dermatitis

  • Conclusions changed
  • Review
  • Intervention

Authors


Abstract

Background

Occupational irritant hand dermatitis (OIHD) causes significant functional impairment, disruption of work, and discomfort in the working population. Different preventive measures such as protective gloves, barrier creams and moisturisers can be used, but it is not clear how effective these are. This is an update of a Cochrane review which was previously published in 2010.

Objectives

To assess the effects of primary preventive interventions and strategies (physical and behavioural) for preventing OIHD in healthy people (who have no hand dermatitis) who work in occupations where the skin is at risk of damage due to contact with water, detergents, chemicals or other irritants, or from wearing gloves.

Search methods

We updated our searches of the following databases to January 2018: the Cochrane Skin Specialised Register, CENTRAL, MEDLlNE, and Embase. We also searched five trials registers and checked the bibliographies of included studies for further references to relevant trials. We handsearched two sets of conference proceedings.

Selection criteria

We included parallel and cross-over randomised controlled trials (RCTs) which examined the effectiveness of barrier creams, moisturisers, gloves, or educational interventions compared to no intervention for the primary prevention of OIHD under field conditions.

Data collection and analysis

We used the standard methodological procedures expected by Cochrane. The primary outcomes were signs and symptoms of OIHD developed during the trials, and the frequency of treatment discontinuation due to adverse effects.

Main results

We included nine RCTs involving 2888 participants without occupational irritant hand dermatitis (OIHD) at baseline. Six studies, including 1533 participants, investigated the effects of barrier creams, moisturisers, or both. Three studies, including 1355 participants, assessed the effectiveness of skin protection education on the prevention of OIHD. No studies were eligible that investigated the effects of protective gloves. Among each type of intervention, there was heterogeneity concerning the criteria for assessing signs and symptoms of OIHD, the products, and the occupations. Selection bias, performance bias, and reporting bias were generally unclear across all studies. The risk of detection bias was low in five studies and high in one study. The risk of other biases was low in four studies and high in two studies.

The eligible trials involved a variety of participants, including: metal workers exposed to cutting fluids, dye and print factory workers, gut cleaners in swine slaughterhouses, cleaners and kitchen workers, nurse apprentices, hospital employees handling irritants, and hairdressing apprentices. All studies were undertaken at the respective work places. Study duration ranged from four weeks to three years. The participants' ages ranged from 16 to 67 years.

Meta-analyses for barrier creams, moisturisers, a combination of both barrier creams and moisturisers, or skin protection education showed imprecise effects favouring the intervention. Twenty-nine per cent of participants who applied barrier creams developed signs of OIHD, compared to 33% of the controls, so the risk may be slightly reduced with this measure (risk ratio (RR) 0.87, 95% confidence interval (CI) 0.72 to 1.06; 999 participants; 4 studies; low-quality evidence). However, this risk reduction may not be clinically important. There may be a clinically important protective effect with the use of moisturisers: in the intervention groups, 13% of participants developed symptoms of OIHD compared to 19% of the controls (RR 0.71, 95% CI 0.46 to 1.09; 507 participants; 3 studies; low-quality evidence). Likewise, there may be a clinically important protective effect from using a combination of barrier creams and moisturisers: 8% of participants in the intervention group developed signs of OIHD, compared to 13% of the controls (RR 0.68, 95% CI 0.33 to 1.42; 474 participants; 2 studies; low-quality evidence). We are uncertain whether skin protection education reduces the risk of developing signs of OIHD (RR 0.76, 95% CI 0.54 to 1.08; 1355 participants; 3 studies; very low-quality evidence). Twenty-one per cent of participants who received skin protection education developed signs of OIHD, compared to 28% of the controls.

None of the studies addressed the frequency of treatment discontinuation due to adverse effects of the products directly. However, in three studies of barrier creams, the reasons for withdrawal from the studies were unrelated to adverse effects. Likewise, in one study of moisturisers plus barrier creams, and in one study of skin protection education, reasons for dropout were unrelated to adverse effects. The remaining studies (one to two in each comparison) reported dropouts without stating how many of them may have been due to adverse reactions to the interventions. We judged the quality of this evidence as moderate, due to the indirectness of the results. The investigated interventions to prevent OIHD probably cause few or no serious adverse effects.

Authors' conclusions

Moisturisers used alone or in combination with barrier creams may result in a clinically important protective effect, either in the long- or short-term, for the primary prevention of OIHD. Barrier creams alone may have slight protective effect, but this does not appear to be clinically important. The results for all of these comparisons were imprecise, and the low quality of the evidence means that our confidence in the effect estimates is limited. For skin protection education, the results varied substantially across the trials, the effect was imprecise, and the pooled risk reduction was not large enough to be clinically important. The very low quality of the evidence means that we are unsure as to whether skin protection education reduces the risk of developing OIHD. The interventions probably cause few or no serious adverse effects.

We conclude that at present there is insufficient evidence to confidently assess the effectiveness of interventions used in the primary prevention of OIHD. This does not necessarily mean that current measures are ineffective. Even though the update of this review included larger studies of reasonable quality, there is still a need for trials which apply standardised measures for the detection of OIHD in order to determine the effectiveness of the different prevention strategies.

Resumen

Intervenciones para la prevención de la dermatitis por contacto irritativa ocupacional

Antecedentes

La dermatitis por contacto irritativa ocupacional (DCIO) causa deficiencia funcional significativa, interrupción del trabajo y malestar en la población activa. Es posible utilizar diferentes medidas preventivas como guantes protectores, cremas aislantes y cremas hidratantes, pero no está claro cuán efectivos son. Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada anteriormente en 2010.

Objetivos

Evaluar los efectos de las intervenciones preventivas y las estrategias primarias (físicas y conductuales) para prevenir la DCIO en las personas sanas (que no presentan dermatitis de las manos) que trabajan en ocupaciones en las que existe riesgo de daño de la piel debido al contacto con el agua, los detergentes, los productos químicos u otros irritantes, o por utilizar guantes.

Métodos de búsqueda

Se actualizaron las búsquedas de las siguientes bases de datos hasta enero de 2018: registro especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Specialised Register), CENTRAL, MEDLINE y Embase. También se buscó en cinco registros de ensayos y se verificaron las bibliografías de los estudios incluidos para obtener referencias adicionales de ensayos relevantes. Se realizaron búsquedas manuales en dos grupos de actas de congresos.

Criterios de selección

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) paralelos y cruzados que examinaron la efectividad de las cremas aislantes, las cremas hidratantes, los guantes o las intervenciones educacionales en comparación con ninguna intervención para la prevención primaria de la DCIO en condiciones de campo.

Obtención y análisis de los datos

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Los resultados primarios fueron signos y síntomas de DCIO desarrollados durante los ensayos, y frecuencia de interrupción del tratamiento debido a efectos adversos.

Resultados principales

Se incluyeron nueve ECA con 2888 participantes sin dermatitis por contacto irritativa ocupacional (DCIO) al inicio. Seis estudios, que incluyeron 1533 participantes, investigaron los efectos de las cremas aislantes, las cremas hidratantes o ambas. Tres estudios, que incluyeron 1355 participantes, evaluaron la efectividad de la educación para la protección de la piel en la prevención de la DCIO. Ningún estudio elegible investigó los efectos de los guantes protectores. Entre cada tipo de intervención hubo heterogeneidad en cuanto a los criterios para evaluar los signos y síntomas de DCIO, los productos y las ocupaciones. En general, el sesgo de selección, el sesgo de realización y el sesgo de informe fueron inciertos en todos los estudios. El riesgo de sesgo de detección fue bajo en cinco estudios y alto en un estudio. El riesgo de otros sesgos fue bajo en cuatro estudios y alto en dos estudios.

En los ensayos elegibles participó una variedad de participantes, que incluyeron: trabajadores metalúrgicos expuestos a líquidos de corte, trabajadores de fábricas de colorantes e impresión, destripadores de mataderos porcinos, personal de limpieza y trabajadores de cocina, aprendices de enfermería, empleados de hospitales que manipulaban irritantes y aprendices de peluquería. Todos los estudios se realizaron en los lugares de trabajo respectivos. La duración de los estudios varió de cuatro semanas a tres años. La edad de los participantes varió de 16 a 67 años.

Los metanálisis de las cremas aislantes, las cremas hidratantes, una combinación de ambas, o de la educación para la protección de la piel mostraron efectos imprecisos que favorecieron a la intervención. El 29% de los participantes que se aplicaron cremas aislantes desarrollaron signos de DCIO, en comparación con el 33% de los controles, por lo que es posible reducir ligeramente el riesgo con esta medida (cociente de riesgos [CR] 0,87; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,72 a 1,06; 999 participantes; cuatro estudios; evidencia de baja calidad). Sin embargo, esta reducción del riesgo puede no ser clínicamente importante. Puede haber un efecto protector clínicamente importante con el uso de cremas hidratantes: en los grupos de intervención, el 13% de los participantes presentaron síntomas de DCIO en comparación con el 19% de los controles (CR 0,71; IC del 95%: 0,46 a 1,09; 507 participantes; tres estudios; evidencia de baja calidad). Asimismo, puede haber un efecto protector clínicamente importante con el uso de una combinación de cremas aislantes y cremas hidratantes: el 8% de los participantes del grupo de intervención desarrolló signos de DCIO, en comparación con el 13% de los controles (CR 0,68; IC del 95%: 0,33 a 1,42; 474 participantes; dos estudios; evidencia de baja calidad). No existe seguridad con respecto a si la educación para la protección de la piel reduce el riesgo de desarrollar signos de DCIO (CR 0,76; IC del 95%: 0,54 a 1,08; 1355 participantes; tres estudios; evidencia de muy baja calidad). El 21% de los participantes que recibieron educación para la protección de la piel desarrollaron signos de DCIO, en comparación con el 28% de los controles.

Ninguno de los estudios analizó la frecuencia de interrupción del tratamiento debido a los efectos adversos directos de los productos. Sin embargo, en tres estudios de cremas aislantes los motivos del retiro de los estudios no se relacionaron con los efectos adversos. Asimismo, en un estudio de cremas hidratantes más cremas aislantes, y en un estudio de educación para la protección de la piel, los motivos para los abandonos no se relacionaron con los efectos adversos. Los estudios restantes (de uno a dos en cada comparación) informaron los abandonos sin señalar cuántos se pueden haber debido a las reacciones adversas a las intervenciones. La calidad de esta evidencia se consideró moderada debido a la falta de direccionalidad de los resultados. Las intervenciones investigadas para prevenir la DCIO probablemente causan pocos o ningún efecto adverso grave.

Conclusiones de los autores

Las cremas hidratantes utilizadas solas o en combinación con cremas aislantes pueden dar lugar a un efecto protector clínicamente importante a largo o a corto plazo, para la prevención primaria de la DCIO. Las cremas aislantes solas pueden tener un efecto protector leve, pero no parece ser clínicamente importante. Los resultados de todas estas comparaciones fueron poco precisos, y la baja calidad de la evidencia significa que la confianza en las estimaciones del efecto es limitada. Con respecto a la educación para la protección de la piel, los resultados variaron de manera significativa entre los ensayos, el efecto fue poco preciso y la reducción del riesgo agrupada no fue suficientemente grande para ser clínicamente importante. La calidad muy baja de la evidencia significa que no existe seguridad con respecto a si la educación para la protección de la piel reduce el riesgo de desarrollar DCIO. Las intervenciones probablemente causan pocos o ningún efecto adverso grave.

Se concluyó que en la actualidad no hay evidencia suficiente para evaluar de manera confiable la efectividad de las intervenciones utilizadas para la prevención primaria de la DCIO. Lo anterior no significa necesariamente que las medidas actuales no sean efectivas. Incluso si la actualización de esta revisión incluye estudios más grandes de calidad razonable, aún se necesitan ensayos que apliquen medidas estandarizadas para la detección de la DCIO para determinar la efectividad de las diferentes estrategias de prevención.

Plain language summary

Treatments to prevent hand skin irritation in the workplace

Review question

In this review, we set out to assess the available evidence on the effect of barrier creams, moisturisers, gloves, and educational programmes for employees who are at risk of developing irritation of the skin on the hands. We found nine studies. None of them investigated protective gloves. The evidence in this review is current to 17 January 2018.

Background

Occupational irritant hand dermatitis (OIHD) is a skin disease that occurs on the hands of employees in certain jobs. The first signs are red and scaly patches in the finger webs and on the knuckle area of the hands. Itchy blisters, painful cracks, and possibly infection are common, and eventually the skin becomes thickened.

Hand skin irritation can affect employees who regularly come into contact with water, detergents, chemicals, and other irritants, or who wear gloves during their working day. People at particular risk include hairdressers, nurses, cleaners, builders, and people who work in the dye, printing, metal, and food industries. The condition is relatively common and affects about 5 to 20 out of 10,000 full-time workers per year. Preventing OIHD from developing is important because it is difficult to clear once it starts.

Study characteristics

We included nine studies in this review, involving 2888 male and female workers aged between 16 and 67. The studies included several types of workers: metal workers, dye and print factory workers, gut cleaners in swine slaughterhouses, cleaners and kitchen workers, hospital employees, and hairdressing apprentices. We were unable to find out whether or not the preventive measures were equally effective in all these professions because there were too few trials. The studies lasted from four weeks up to three years.

Key results

Some of the preventive measures may reduce the risk of hand skin irritations. However, there were too few studies to be sure of this. The studies were too different from each other to combine in a meaningful way, and the results were too imprecise. Our results are therefore still debatable.

Various barrier creams, moisturisers, and skin protection education programs were investigated. It is possible that barrier creams may slightly reduce the risk of developing OIHD. This result was based on four studies. In these studies, 29% of people who applied barrier creams developed hand skin irritations. In the control group, who did not apply barrier creams, 33% developed hand skin irritations. The results of three studies showed that moisturisers may reduce the risk of developing OIHD by a useful amount. Thirteen per cent of the people who used moisturisers developed hand skin irritations, compared to 19% of those who did not use moisturisers. Two studies showed that using a combination of barrier creams and moisturisers may reduce the risk of developing OIHD by a useful amount. Eight per cent of the people who used moisturisers and barrier creams developed hand skin irritations, compared to 13% of the control group. Based on three studies, we are uncertain whether skin protection education reduces the risk of developing OIHD. In these studies, 21% of the people who received skin protection education developed hand skin irritations, compared to 28% of the people in the control group.

The safety and tolerability of these measures were not systematically addressed in these studies. However, no serious reactions to the treatments were reported. Mild reactions like itching or reddening of the skin were reported for only few people who applied the barrier creams or moisturisers. The measures to prevent hand skin irritations probably cause only few or no serious adverse effects.

Quality of the evidence

For barrier creams, moisturisers, or a combination of both, the quality of the evidence was low concerning the prevention of OIHD. There was not enough information and hand dermatitis was assessed differently across the studies.

For educational programmes, the quality of the evidence was very low concerning the prevention of hand skin irritation. There was not enough information, hand dermatitis was assessed differently across the studies, and the studies were poorly conducted in some important respects.

For the other key outcome, safety and tolerability of the treatments, the quality of the evidence was moderate because only indirect results were available.

Resumen en términos sencillos

Tratamientos para la prevención de la irritación de la piel de las manos en el lugar de trabajo

Pregunta de la revisión

En esta revisión se pretendió evaluar la evidencia disponible sobre el efecto de las cremas aislantes, las cremas hidratantes, los guantes y los programas educacionales para los empleados con riesgo de desarrollar irritación de la piel de las manos. Se encontraron nueve estudios. Ninguno investigó los guantes protectores. La evidencia en esta revisión está actualizada hasta 17 enero 2018.

Antecedentes

La dermatitis por contacto irritativa ocupacional (DCIO) es una enfermedad de la piel que se presenta en las manos de los empleados en ciertos trabajos. Los primeros signos son manchas rojas y escamosas en los espacios interdigitales y en el área de los nudillos de las manos. Son frecuentes las ampollas que causan picazón, grietas dolorosas y, posiblemente, infecciones, y con el tiempo la piel aumenta en espesor.

La irritación de la piel de las manos puede afectar a los empleados que entran en contacto con agua, detergentes, productos químicos y otros irritantes, o los que utilizan guantes durante su día laboral. Las personas con riesgo particular incluyen peluqueros, personal de enfermería, personal de limpieza, constructores y personas que trabajan en las industrias de colorantes, impresión, metalúrgicas y de alimentos. El trastorno es relativamente común y afecta a alrededor de cinco a 20 de cada 10 000 trabajadores de tiempo completo por año. La prevención del desarrollo de DCIO es importante debido a que es difícil de resolver una vez que comienza.

Características de los estudios

Se incluyeron nueve estudios en esta revisión, en los que participaron 2888 trabajadores de ambos sexos con edades comprendidas entre 16 y 67 años. Los estudios incluyeron varios tipos de trabajadores: trabajadores metalúrgicos, trabajadores de fábricas de colorantes e impresión, destripadores de los mataderos porcinos, personal de limpieza y trabajadores de cocina, empleados de hospitales y aprendices de peluquería. No fue posible determinar si las medidas preventivas tuvieron igual efectividad en todas estas profesiones porque hubo muy pocos ensayos. Los estudios duraron desde cuatro semanas hasta tres años.

Resultados clave

Algunas de las medidas preventivas pueden reducir el riesgo de irritación de la piel de las manos. Sin embargo, hubo muy pocos estudios para asegurarlo. Los estudios fueron muy diferentes entre sí para poder combinarlos de una manera significativa, y los resultados fueron muy poco precisos. Por lo tanto, los resultados aún son debatibles.

Se investigaron diversas cremas aislantes, cremas hidratantes y programas de educación para la protección de la piel. Es posible que las cremas aislantes puedan reducir ligeramente el riesgo de desarrollar DCIO. Este resultado se basó en cuatro estudios. En estos estudios, el 29% de las personas que se aplicaron cremas aislantes desarrollaron irritaciones de la piel de las manos. En el grupo control que no aplicó las cremas aislantes, el 33% desarrolló irritaciones de la piel de las manos. Los resultados de tres estudios indicaron que las cremas hidratantes pueden reducir el riesgo de desarrollar DCIO en una magnitud importante. El 13% de las personas que utilizaron cremas hidratantes desarrollaron irritaciones de la piel de las manos, en comparación con el 19% de las que no utilizaron cremas hidratantes. Dos estudios mostraron que el uso de una combinación de cremas aislantes y cremas hidratantes puede reducir el riesgo de desarrollar DCIO en una magnitud importante. El 8% de las personas que utilizaron cremas hidratantes y cremas aislantes desarrollaron irritaciones de la piel de las manos, en comparación con el 13% del grupo control. Según tres estudios, no existe seguridad con respecto a si la educación para la protección de la piel reduce el riesgo de desarrollar DCIO. En estos estudios el 21% de las personas que recibieron educación para la protección de la piel desarrollaron irritaciones de la piel de las manos, en comparación con el 28% de las personas del grupo control.

La seguridad y la tolerabilidad de estas medidas no se analizaron de forma sistemática en estos estudios. Sin embargo, no se informaron reacciones graves a los tratamientos. Solo algunas de las personas que se aplicaron cremas aislantes o cremas hidratantes informaron reacciones leves como prurito o enrojecimiento de la piel. Las medidas para prevenir las irritaciones de la piel de las manos probablemente solo causan pocos o ningún efecto adverso grave.

Calidad de la evidencia

Para las cremas aislantes, las cremas hidratantes, o una combinación de ambas, la calidad de la evidencia fue baja con respecto a la prevención de la DCIO. No hubo suficiente información y la dermatitis de las manos se evaluó de maneras diferentes en los estudios.

Para los programas educacionales, la calidad de la evidencia fue muy baja con respecto a la prevención de la irritación de la piel de las manos. No hubo suficiente información, la dermatitis de las manos se evaluó de maneras diferentes en los estudios, y la realización de los estudios fue deficiente en algunos aspectos importantes.

Para el otro resultado clave, seguridad y tolerabilidad de los tratamientos, la calidad de la evidencia fue moderada porque solo hubo resultados indirectos disponibles.

Notas de traducción

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.